29 de junio de 2014

Un reloj al revés


Reloj en la fachada del Congreso de Bolivia


Por Hugo Jara Goldenberg

Una  noticia curiosa que recorrió los medios de prensa esta semana hacía referencia a que en Bolivia,  a partir de ahora, los relojes oficiales  marcan las horas al revés,  hecho confirmando  con una foto del aparato instalado en la fachada del edificio del Poder Legislativo. (Ver aquí la nota de prensa publicada por El Mostrador).

Según las autoridades del país altiplánico, con esta medida se busca simbolizar el deseo de cambio político de esa nación y de adoptar la identidad cultural milenaria de los pueblos del  Sur del mundo,  e incluso el presidente de la Cámara de Diputados señaló que "En el Sur nacen las ideologías que pretenden cambiar el mundo de injusticias del Norte".

Por supuesto que este nuevo reloj ha generado controversia,  y  los comentarios surgieron de inmediato inundando las redes sociales. La mayoría de las personas que han manifestado su opinión, lo han hecho en tono de burla, considerando a este invento como una muestra palpable de la falta de seriedad de muchos gobernantes de América Latina, que periódicamente recurren los más inverosímiles recursos para desviar la atención de los graves problemas internos que se viven en sus respectivos países.  Pero en este caso, ¿nos encontramos  ante otra excentricidad de Evo Morales, o hay alguna razón objetiva que avale a esta nueva forma de ver avanzar las horas en el reloj?

Mundo al revés

Aunque para la mayoría de las  personas pueda pasar desapercibido, entre los  hemisferios Sur y Norte existen muchas diferencias, y entre ellas está precisamente la forma de representar espacialmente el avance horario del tiempo.

Así, al estudiar a los diversos pueblos  ancestrales del Sur de mundo, podemos observar patrones culturales similares (rituales, danzas, etc), que representaban, el desplazamiento del Sol, y en consecuencia el avance de las horas del día, en el sentido antihorario. Situación totalmente opuesta a lo que ocurría con las culturas del  hemisferio Norte, las cuales seguían el  movimiento del Sol, en el sentido horario.

Para conocer en detalle la explicación de esta diferencia, los invito a leer un artículo que publiqué hace algún tiempo en este mismo Blog, titulado "Hemisferio Sur: un mundoal revés".


A la luz de lo que señalo es ese texto, podemos ver que la propuesta del gobierno boliviano es válida ya que en ella reivindica la forma milenaria de observar el avance de las horas, que tenían los pueblos andinos. Sin embargo, tal como lo expreso en la parte final de ese artículo, por el hecho de vivir en un sociedad globalizada, debemos resignarnos a adherir a formas únicas de representar ciertos aspectos de la realidad, entre ellos el tiempo. Aunque claro, si utilizamos un reloj digital, ahí sí que no hay ninguna diferencia al usarlos  en los Hemisferios Sur y Norte. 



2 comentarios:

daniela ferrada dijo...

Interesante...sigo pensando que las letras, numeros, lineas, son simbolos arbitrarios. Uno le da el significado que quiere....Pensar que yo suelo imaginar las letras bailando con los números. Al final, creo que son diferentes formas de explicar o describir un mismo concepto...la realidad en que vivimos.

Anónimo dijo...

Mas facil poner el sentido de las manecillas al reves...